CCISETA Puno

Por qué paro preventivo de 48 por tierra y territorio

“Nos quitaron nuestras frutas, nos cortaron nuestros troncos, quemaron nuestras ramas pero no podían matar nuestras raíces” (Anciano Maya Quiche).

Desde las 00:00 horas del día de ayer (lunes 23 de mayo), se lleva acabo el paro preventivo de 48 horas por “tierra y territorio” convocado por el Frente Regional por la defensa de los Recursos Naturales y Medio Ambiente del Altiplano (FREDERNMAA). El paro esta liderado por sus principales organizaciones bases como las comunidades originarias de la Isla Flotante de los Uros, Frente Unitario de Campesinos de Huancané (FUCAM), de Chimu, Península de Chucuito entre otros.

El paro preventivo, tal como ha sido difundido por los principales medios de comunicación hablada y escrita si bien puede ser calificado no “contundente”. El transporte lacustre que transporta turistas hacia las Islas Flotante los Uros, Taquile y amantan del interior del lago Titicaca ha sido totalmente paralizada (únicos atractivos y la más visitada por los turistas). Al igual que la carretera Juliaca Huancané ha sido totalmente bloqueada, durante todo el día no circuló ningún vehículo. Por tanto en estos dos sectores el paro es total.

Sus principales dirigentes Juan Coila, Tito Callata, Juan Cuno, Julio Vilca, Hugo Lujano, Hugo Llano entre otros han sido contundentes en sus declaraciones en señalar que el paro preventivo de 48 horas (23 y 24 de mayo), no es para pedir obras de infraestructura social y económica, o para que el gobierno compre sus productos, mucho menos para pedir aumento de sueldos porque nunca han tenido ese privilegio. Aún cuando ello sería fundamental y necesario, el paro, es para pedir al Gobierno Central respete sus derechos ancestrales de propiedad a la tierra y territorio como Pueblos Originarios y a su “libre determinación” (tal como los ordena el Convenio 169 de la OIT); es decir, se respete el derecho a la propiedad a las tierras heredadas de sus ancestros. Tan simple como esto, no demanda ningún tipo de inversión económica o compromete desembolsos económicos a futuro para el gobierno, esto implica en lo principal la atención a:

” (1) Cese inmediato de la campaña psico-social intimidatorio y chantajista en contra de los dirigentes del FREDERNMAA y en contra de personalidades, técnicos, profesionales y organizaciones sociales que se solidarizan con nuestra causa, campaña psicosocial y judicial emprendida por los funcionarios de la Región Agraria de Puno, Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA), por los agentes clientelistas de la Reserva Nacional del Titicaca (RNT) y los agentes de la seguridad del Estado. (2) Derogatoria inmediata del Decreto Supremo 185-78-AA que crea la Reserva Nacional del Titicaca y rechazo a las pretensiones de ampliación a toda la zona circunlacustre del lago Titicaca; y la pretensión de creación de la nueva Reserva Nacional Aymara Lupaqa, que son únicamente instrumentos de nuevo despojo de nuestros territorios ancestrales. (3) – Titulación colectiva de nuestros totorales/ territorios y el reconocimiento de los antiguos títulos de propiedad cuando las comunidades/personalidades originarias las posean, tal como los dispone el Convenio 169 de la OIT y demás normas de derecho Internacional….” (Principales demandas de plataforma de lucha).

Muchas organizaciones sociales se han solidarizado con el paro y es mas se han aunado como la Federación Departamental de Campesinos de Puno (base de la CCP), Federación Agraria Rumi Maku, Liga Agraria de Huancané, SUTEP base Huancané entre otros que vienen interviniendo en el bloqueo de carreteras, así lo han manifestado sus dirigentes principales en las principales emisoras radiales locales de la región.

El paro preventivo de 48 horas, se efectúa a un día después de de haberse celebrado el “Día Internacional de la Diversidad Biológica” (o Diversidad Biológica), fecha de aprobación del “Convenio sobre Diversidad Biológica” (CDB). Instrumento Internacional por el que se promueve la conservación, uso sostenible de diversidad biológica y al reparto equitativo de los beneficios que se obtenga de esas acciones. En ellas, se contempla el valor preferencial que tienen las comunidades indígenas y el papel de las mujeres en cuanto a sus conocimientos y formas diversas de conservación ambiental, social y cultural.

Sin embargo, el reto de conservación de Biodiversidad del lago Titicaca, parece estar muy lejos de intentar cumplir este cometido y peor aún de irradicar la pobreza extrema y el hambre como los dice los Objetivos del Desarrollo Milineo, pues el gobierno a través de sus agentes no parece entender el papel de las comunidades originarias. O más bien, si intenta lograr el cometido a costa del sacrificio de las comunidades locales (como lo pretenden también hacerlo con establecer una nueva Reserva Nacional como “Aymara Lupaqa”). Es decir, intentar lograr la sustentabilidad a costa del pobre y estos se hagan cada vez más pobres para beneficio de “otros”. Situación, que atenta directamente al Pueblo Aymara, Quechua y Uro, al intentar impedírseles el libre acceso y control sobre los recursos naturales con las que han convivido desde tiempos inmemoriales. Todo ello, demuestra que a los agentes del gobierno interesa tenerlos como objetos de Poder u objetos de políticas de conservación.

Dentro de este contexto, el Decreto Supremo 185-78-AA que estableció la Reserva Nacional del Titicaca, lejos de cumplir los objetivos ambientales ha sido un instrumento para coaccionar e intimidar a las comunidades originarias y el de ejercer una suerte de “racismo ambiental”, por los que una gran parte de las comunidades afectadas solicitan su derogatoria y la titulación colectiva. A fin de que el sueño de la propiedad no sea sólo un “imaginario simbólico”, sino que esta sea el soporte material y espiritual para la continuidad histórica y cultural del Pueblo Aymara, Quechua y Uro y por ende la sustentabilidad del desarrollo.

La titularidad y reconocimiento de las tierras y totorales a las que siempre han tenido acceso, es una forma de garantizar la sustentabiloidad humana y ambiental a fin de que se pueda impedir las privatizaciones, concesiones o cualquier otra forma de enajenación como esta ocurriendo en otros lugares del conteniente americano; donde primero se enajena para una “área protegida” para más adelante forzar su necesidad de modificación de la norma y poner en venta o concesionar por procedimientos establecidos dentro del proceso de globalización, supuestamente para garantizar sus sustentabilidad. Instrumento que es únicamente para garantizar el saqueo de los recursos naturales y dejar el pasivo ambiental para que los demás asuman la carga y de garantizar el Etnocidio y el Ecocidio.

Es fin, son tantas razones, por las que los protagonistas del paro preventivo de 48 horas, sostienen que a pesar de haberles dañado sus sistemas de creencias y valores consuetudinarias a través del tiempo, están dispuestos a defender lo suyo, porque sus raíces ancestrales de la totora, de convivencia con la tierra prevalecen, y es la única forma de lograr la sustentabilidad, tal como diría el sabio Anciano Maya Quiche.

Los campesinos/ indígenas del Sector Ramis han expresado en la mañana de hoy en una emisora local “que nuestros abuelos sembraron la totora, el INRENA y la RNT no han sembrado ni una caña de totora”. Manifiestan que solo reclaman solo lo que es de ellos y no tienen porque pagar de lo que es de ellos. En los mismos términos los integrantes del Pueblo Uro y Chimu se han expresado que no piden obras ni sueldos al gobierno sino de legalizar lo que es de ellos, la tierra y territorio. Y es más han dado a conocer que se declaran en huelga indefinida hasta la comisión de alto nivel se constituya y de su opinión técnica que recomiende la inmediata derogatoria del DS 185-78-AA y la titulación colectiva de los totorales.

Por consiguiente, la solidaridad con el Pueblo Aymara, Quechua y Uro es imprescindible e impostergable, porque ella, es solidarízanos con la vida misma de la humanidad y en particular del Pueblo URO que no tienen tierra firme ni lo han tenido. Ellos han vivido flotando sobre las aguas del Titicaca por siglos y no tienen donde construir sus casas, nunca recibieron nada de la Reforma Agraria ni media hectárea de terreno. Por los que, la “titulación colectiva” sobre el espacio que ocupan debe constituir una forma de reparación de deuda moral con estos pueblos. Y es más, gracias a la férrea y empecinamiento de seguir flotando sobre las aguas del Titicaca hace que el Perú tenga como segundo atractivo turístico mundial el lago Titicaca junto y sus Hombres y Mujeres de los Uros (gentes de lago) cual se fueran fieras de un zoológico en medio del agua junto a sus aves, anfibios y peces enjaulados por sus totorales.

Territorio de Aymara Lupaqa, Quechuas Qollas y Uros, mayo 24 del 2005

(*) Directivo de Corporación para Infra Estructura Socio Económica y Transformación Agropecuaria (CCISETA). Y del Consejo Indio de Sudamérica (CISA) entidad consultiva ante Consejo Económico y Social -ECOSOC- de la Naciones Unidas (website: www.cciseta.org – www.puebloindio.org — e-mail: fempuno@yahoo.es ).