CCISETA Puno

Dirigentes de frente regional burlados y reprimidos por Dirección de Agricultura de la Región Puno.

Por: Fortunato Escobar
fortunatoescobar@yahoo.es

Después de aquella histórica movilización multitudinaria del 17 de noviembre del 2004, los dirigentes del “Frente Regional de la Defensa de la Totora” (FRDT) fueron convocados por el Director Regional de Agricultura el pasado 26 de noviembre. Ocasión en el mediante acta el Director Regional se comprometió a convocar a la instalación de un diálogo de alto nivel para las 10:00 horas del día jueves 02 de Diciembre. En el que intervendría el Ministerio de Agricultura el Jefe de INRENA, los cinco congresistas por Puno y otros funcionarios que actuarían con poder de decisión y no simples delegados.

El pasado jueves 02 de Diciembre, unos 200 delegados de las diferentes comunidades y parcialidades del Sector Ramis (Quechuas) y de la Isla flotante los Uros, del parcialidad de Chimu y otras comunidades del área circunlacustre (Aymaras) involucrados dentro de la Reserva Nacional del Titicaca (RNT); esperaron en el Muelle de Puno a los funcionarios de agricultura para abordar hacia la Isla los Uros. Grande fue la sorpresa cuando se enteraron que no se llevaría acabo la reunión convocada y menos el Director de Agricultura los había convocado a las personas que asistirían en la instalación de la mesa de diálogo. Como es el caso de los congresistas Gustavo Pacheco y Yhony Lescano, quienes mostraron su extrañeza aduciendo que jamás fueron comunicados ni puestos al tanto sobre la necesidad de la convocatoria por el Director de Agricultura.

El grupo de los delegados de FRDT decidieron trasladarse a las instalaciones del edificio de la región agraria para exigir una explicación el Director Regional, al no ser recibidos decidieron efectuar un plantón en la sede agraria aún sin saber si el Director se encontraba dentro de las instalaciones. Cuando de pronto apareció el titular del sector los ánimos se caldearon; mientras tanto la Policía Nacional del Perú se había posicionado en lugares estratégicos del Edificio a pedido del Director de Agricultura.

Ante la fuerte protesta y silbatina contra el Director Regional de agricultura, algunos comuneros lanzaron algunas piedras contra el edificio, el Director de Agricultura aún cuando el edificio no fue dañado ordenó a los Policías lanzar bombas lacrimógenas contra delegados que representan a los líderes originarios de las diferentes comunidades y parcialidades.

Esta, fue la respuesta del Director de Agricultura a los comuneros, en reprimirlos con bombas lacrimógenas, del que resultaron heridas dos humildes campesinas cargados en sus espaldas de sus bebes de 2 a 3 años, las humildes madres se desmayaron al no estar acostumbrados a este tipo de represalias; en tanto que sus pequeños niños completamente agonizantes fueron auxiliados por sus mismos compañeros y por los vecinos que se ubican en el frontis del edificio de la Dirección Agraria de Puno quienes ofrecieron agua para tratar de reanimarlos.

Esta brutal represión en contra de nuestros líderes hombres y mujeres originarios, fue enérgicamente condenada y exigieron una sanción ejemplar al Director de Agricultura de la Región Puno e y al Jefe Policial. Sus dirigentes manifestaron que en la multitudinaria movilización por cerca de 4500 personas del día miércoles 17 de noviembre no se lanzó ni una sola piedra, hecho que demuestra la pasividad de los comuneros plantados en el frontis de la región agraria.

La brutal represión de la Policía por orden del Director Regional. Apertura un nuevo ciclo de exacerbación de los conflictos socio ambientales entre comunidades y con los funcionarios del INRENA y de la RNT, toda vez, que sus principales dirigentes Juan Coila, Tito Callata, Julio Vilca entre otros expresamente manifestaron “que la agresión de los uniformados, y la burla del director agrario, sería vengada con creces”, las acciones futuras serían el tomar el lago, la renuncia de autoridades y sobre todo la desactivación de la RNT.

La lectura de los hechos, tal como hemos venido insistiendo, es la continuidad de actitudes erradas del pasado del CENFOR, en el que se vulneran los derechos humanos fundamentales de las comunidades involucradas, respecto a los derechos territoriales desde hace 26 años, periodo en el que los agentes del INRENA y RNT han menospreciado, discriminado, humillados con actitudes racistas a los que son dueños por continuidad histórica y cultural como son los indígenas/ campesinos del área circunlacustre, “cual se fueran extranjeros en sus propio territorio” o mejor dicho, son “inquilinos de sus propios totorales”.

Los nefastas hechos del pasado, contadas por nuestros antepasados, parecieran repetirse, cuando todos pensábamos que la pesadilla comenzaba a terminarse asistimos a una nueva conquista, a una nueva colonia a nombre de conservación de los recursos naturales en su modalidad de áreas protegidas.

Esta es la impresión que se deduce de los están involucrados dentro de la RNT creada por Decreto Supremo 185-78, y bajo estos considerándos solicitan la inmediata derogatoria del DS. 185-78 para impulsar sus propias formas de auto desarrollo y de conformidad a sus cosmogonías y cosmovisiones. Considerando además, que los totorales han sido plantadas y replantadas por las mismas comunidades y por sus antepasados y no una planta silvestre. Por tanto, es inadmisible administración del INRENA y de la RNT.

Sin embargo, hay otro sector minoritario agrupados en “Comités de Conservación” (una instancia del RNT muchos de ellos no están consentidas por sus propias comunidades ancestrales). Estos grupos incitados directamente por los agentes de la RNT son los adversarios del FRDT a quienes utilizan como “objetos de poder”, enfrentándoles entre comunidades para debilitar la organización regional.

Pero, la actitud de los agentes del INRENA y RNT, lejos de solucionar apaciguar los problemas sociales y ambientales existentes, han exacerbado los conflictos mencionados como la última represión de los dirigentes, y sobre todo la agresión de las dos humildes madres de familia con sus niños ingenuos a todo hecho. Peor aún, ahora interviene un agente más dentro de los conflictos: conflicto entre comunidades y con el Estado, de las dos que existía anteriormente entre “comunidades y el Estado”.

La resolución de conflictos, deberá tener una mirada multefacética y multiétnica, donde los agentes involucrados no necesitan solo representación del Estado sino un intermediación ajena a las tres instancias. ¿Existe este agente para la resolución de los conflictos socio ambientales? ¿Y quién, es ese agente y si este porta el perfil de conocimiento y la objetividad de los hechos deberían poseer?, finalmente ¿Qué tipo de conflicto socio ambiental o modalidad representa la vigencia de la RNT y el INRENA?.

Son interrogantes que se requieren ser analizados. Ello, es no sólo un reto para la comunidad académica y los políticos, sino también para los líderes de las diferentes comunidades y parcialidades. A fin de que los resultados puedan satisfacer la real conservación, uso racional con justa participación equitativa entre todos los hombres y mujeres usuarias milenarias de los recursos naturales del lago Titicaca, donde intereses y necesidades debería ser satisfactoria no solo a las comunidades ni al gobierno, sino sobre todo al futuro de la humanidad, tal como los ansía la comunidad internacional.

La negociación, bajo ningún concepto puede menoscabar ni de disminuir, claudicar el derecho a la propiedad sobre los totorales, ello, implica que las comunidades involucradas en la RNT, no renunciaran nunca a sus derechos territoriales estipuladas en el derecho Internacional.

Territorio de los Aymaras y Quechuas, Diciembre 06 del 2004